¿Qué son los futuros y cómo puedo invertir en ellos?

Los contratos de futuros son acuerdos definidos a un plazo determinado para la compra o venta de un bien o activo, conocido como activo subyacente, en una fecha futura y a un precio establecido previamente, negociado en un mercado organizado.


En ese contrato se obligan a las dos partes a Comprar o vender un determinado activo (el subyacente) en una fecha determinada (vencimiento) y a un precio estipulado (precio del futuro).


En los mercados de futuros negocian una amplia gama de subyacentes entre Índices, materias primas, divisas y bonos gubernamentales.


Un Poco de Historia


Los contratos de futuros tienen su origen en el mercado de materias primas, donde los productores querían asegurarse un precio antes de la cosecha, de modo que pudieran asegurarse el precio de sus productos y protegerse por si el clima les jugaba una mala pasada.


El comprador igualmente podía asegurarse el precio que tendría que pagar para que no hubiese sorpresas de última hora. De este modo también surgió la oportunidad de que el producto cosechado pudiese cambiar varias veces de manos antes de que fuese recolectado. El sentido original se sigue manteniendo, ya que la liquidez principal viene de las diferentes coberturas de riesgos que realizan los agentes implicados en cada mercado.


Por ejemplo: una aerolínea interesada en cubrir el riesgo de que puedan subir los precios de los combustibles, o un fabricante de productos industriales de repostería que quiere cubrir el riesgo de subida en el precio del trigo.


Actualmente un contrato de futuros, dependiendo del subyacente, puede liquidar de dos formas, mediante entrega física o por diferencias de efectivo. En la liquidación con entrega física el vendedor deberá entregar al comprador el subyacente negociado, ya sean barriles de petróleo o toneladas de maíz.


Mientras los que se liquidan en efectivo por la diferencia de precios, tan solo habrá una compensación económica por la diferencia de la ganancia o pérdida según corresponda.


En general, la mayoría de los inversores negocian contratos de futuros para cubrir el riesgo y especular, no para intercambiar productos físicos, por lo que la mayoría de los contratos de futuros se liquidan en efectivo y finalizan sin la entrega física real de ningún producto básico.


Cómo se Negocian?


El precio de un futuro va ligado al precio del subyacente por lo que los movimientos son similares.


Las diferencias de precios se deben principalmente a los tipos de interés desde el momento en el que se negocia el precio y la fecha de vencimiento además de los diferentes flujos de efectivo que pueda haber en el periodo (dividendos en caso de futuros de índices o cupones en el caso del futuro de bonos).


Cuando la diferencia se hace un poco mayor, es inmediatamente arbitrada por diferentes agentes del mercado, por lo que estas diferencias suelen ser pequeñas y duran poco tiempo.


Compra de futuros: El comprador se compromete a adquirir el subyacente a fecha de vencimiento. A esta posición también se le conoce como posición larga.


Venta de futuros: El vendedor se compromete a entregar el subyacente a fecha de vencimiento. A esta posición también se le conoce como posición corta.


Es decir, cualquier inversor puede abrir una posición en futuros tanto comprando como vendiendo. Esta posición se puede mantener hasta vencimiento, o bien cerrarla con anterioridad mediante la operación contraria.

La realidad es que muy pocos contratos llegan a vencimiento, ya que normalmente se realizan para cubrir el riesgo financiero o bien especular con la diferencia de precios.


El comprador de un futuro obtendrá un beneficio cuando la venta o vencimiento sea por encima del precio de compra. Y obtendrá una pérdida cuando sea por debajo.


Del mismo modo el vendedor obtendrá un beneficio cuando el cierre de posición sea inferior al

precio de apertura o de venta, y una pérdida cuando este precio sea superior.


Efectos del Apalancamiento


Al ser productos derivados que se operan con una garantía, son productos apalancados y esto tiene un efecto en la rentabilidad que debe ser tenido en cuenta.


Al comprar o vender un futuro tan solo ponemos un pequeño porcentaje, pero nuestra exposición al mercado será mucho mayor. Por ejemplo, un futuro de nominal $100.000 que pide tan solo 10% de garantías, podremos comprarlo aportando $10.000. Un movimiento de un 2% al alza nos daría un beneficio de $2.000, que no corresponde a un 2% de lo aportado, si no a un 20% de nuestros de nuestros $10.000 de garantía.


El apalancamiento es una ventaja que tiene un lado negativo, y es que el efecto multiplicador también está en las pérdidas. Por ello es muy importante mantener un nivel de apalancamiento adecuado, y aunque usemos posiciones apalancadas debemos controlar no apalancar en exceso nuestro valor de cuenta total.


Garantías

En cuanto a las garantías que se toman, se puede utilizar dinero en efectivo, como también USD, bonos y acciones. De acuerdo al instrumento que utilicemos, el Mercado nos pedirá un margen de aforo. Por otra parte ya está estipulado por contrato cual es el monto de la garantía que debemos colocar.


Por ejemplo, si necesitamos una garantía de $3500 por cada contrato de dolar futuro que operamos (equivale a USD 1000) y queremos garantizarlo con bonos que tienen un aforo del 90%, tan solo debemos calcularlo de la siguiente manera:


$3500 x ( 1/aforo) = 3500 x (1/0.9)


En resumen


Vimos que los futuros son productos financieros derivados. Las condiciones de los contratos son estándar en lo que respecta a:


· Subyacentes

· Vencimientos

· Tamaño nominal del contrato

· Reglas y horarios de negociación

· Forma de liquidación


Su cotización varía en función del activo subyacente fijado para cada tipo de contrato.


Los contratos de futuros se negocian en mercados organizados y controlados por la Cámara de Compensación, pudiéndose comprar y vender en cualquier momento sin esperar a la fecha de vencimiento.


El inversor debe aportar garantías al mercado, ya sea para comprar o vender futuros. Esto significa que debe ingresar una cantidad de dinero para evitar el riesgo de contrapartida y que irá en función de las posiciones abiertas.


Liquidación diaria de las posiciones abiertas (contratos no cerrados) al precio de cierre de mercado.


Permiten adoptar posiciones largas comprando futuros (apostando a subidas de mercado), o adoptar posiciones cortas, es decir, vender futuros sin necesidad de tenerlos comprados anteriormente (apostando a bajadas de mercado).


Cuándo se pueden liquidar?


Al vencimiento: Por diferencias de efectivo.

Antes del vencimiento: Cancelando anticipadamente mediante el cierre de posición.


¿Querés acceder a alertas del mercado de futuros?

Accedé a la información más completa para realizar inversiones inteligentes y empezá a generar ganancias con Tio Mercado 🍀

2020 Grupo Financiero Hazor SAS.

Todos los derechos Reservados.
Matrícula CNV Nº 939

Twitter.png
YouTube.png
Facebook.png
Instagram.png
TraingView.png

Aviso Legal:

Términos y condiciones, click aquí